LA COSTA BLANCA SE RECUPERA TRAS LA PANDEMIA PERO SUS ‘RIVALES’ CRECEN MÁS

Del Brexit al semáforo ámbar: las barreras a los británicos deslucen la recuperación inmobiliaria

ALICANTE. El primer trimestre del ejercicio 2021 ha dejado buenas cifras en el mercado inmobiliario de la provincia de Alicante, con un crecimiento del 3% en el número de compraventas respecto al mismo periodo de 2020, justo antes de la pandemia. Pero la recuperación habría podido ser aún mayor si las circunstancias hubieran acompañado. Concretamente, en el mercado británico, que es uno de los clientes principales para el sector en la Costa Blanca.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea con el Brexit y el consiguiente aumento en la complejidad de los trámites burocráticos, las restricciones del propio Gobierno británico a sus ciudadanos para viajar a España (el semáforo sigue en ámbar), y la pérdida de poder adquisitivo relativo con la depreciación de la libra se han combinado para que los compradores del Reino Unido pesen mucho menos de lo que acostumbraban en la estadística del primer trimestre. El escenario general ha desincentivado la compra de viviendas en la Costa Blanca, con una gran dependencia de las Islas.

Así lo entienden en el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca), que llama la atención sobre cómo los principales destinos competidores de Alicante crecen mucho más que la provincia en el primer trimestre, especialmente València, que por primera vez desde el boom adelanta a la Costa Blanca en número de compraventas de vivienda en un trimestre. Pero también Málaga.Foto: LUCIANA GUERRA/PA Wire/dpa

“La provincia de Alicante durante el primer trimestre del 2021 tramitó 8.887 operaciones de compraventa de viviendas, 235 viviendas más que en 2020 y 1.355 menos que en 2019. Con estos valores, la actividad en la provincia crece más lenta que nuestros competidores Málaga (+15,1%) y Valencia (+34,7%). Esta desigual evolución ocasiona que Alicante deje paso a Valencia que se sitúa como tercera provincia en el territorio nacional en cuanto a compraventas”, indican desde el instituto. 

Algo que no había sucedido hasta ahora, pues Alicante ha sido históricamente la tercera provincia española en venta de vivienda y la primera en venta a extranjeros. Francisco Llopis, director de Estudios de Ineca, señala que, a falta de conocer los datos actualizados, la caída en el número de operaciones protagonizadas por súbditos británicos rondaba el 15% a finales del año pasado, tras un segundo trimestre en el que además el mercado se hundió con el confinamiento total. “Ahora todos nuestros competidores han despegado, excepto Alicante”.

La explicación podría estar en que los británicos nunca han sido un mercado especialmente importante para València, a juicio de Llopis, y en el caso de la diferencia entre Alicante y Málaga, más comparables, la razón puede ser de índole socioeconómica. “El perfil sociodemográfico del británico que compra en Málaga o en Alicante es distinto, aquí viene más clase media, y con la depreciación de la libra por efecto del Brexit, se están conteniendo las operaciones”, argumenta. Francisco Llopis, director de Estudios de Ineca, en una imagen de archivo.

Málaga, como adelantó Alicante Plaza, ‘rebotó’ mucho más que Alicante a finales del año pasado porque en 2020 se cerraron operaciones que venían trabajándose desde 2019, fundamentalmente porque la oferta de la Costa del Sol, cuantitativamente, es muy superior por el efecto de los grandes fondos de inversión inmobiliarios. Así lo explicaba el informe de vivienda en la costa de 2020 de la proptech Sonneil. “En general se están comprando viviendas caras, porque con el actual escenario son una oportunidad para un gran inversor”, explica Llopis. La tipología de vivienda que oferta Alicante, de nuevo, no coincide con este perfil, pues está más enfocada al segmento medio-alto.

Una causa de este cambio del mercado puede estar precisamente en la condición de extracomunitarios que han adquirido los británicos por obra del Brexit. Para obtener la nacionalidad española y sus ventajas a través de una compra de vivienda, con la llamada golden visa, la inversión tiene que alcanzar los 500.000 euros. Ese tipo de vivienda existe en la provincia, pero no es mayoritario. “Entre las solicitudes de residencia, los que piden la nacionalidad en Alicante son muy pocos, pero dentro de esos, hay un incremento notable de los británicos“, afirma Llopis.

Fuente: ValenciaPlaza

SoyInmoogler

Comparar listados

Comparar